Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
10 buenas razones para conocer Uruguay
10 buenas razones para conocer Uruguay
Calles del centro de Montevideo.
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook  Comparte esta noticia en Twitter  Enviar a Meneamé

Ideas para Viajar  -    Actualizado 8 noviembre 2017 12:36

Su calidad de vida, la seguridad y la tranquilidad se suman a atractivos que combinan cultura, gastronomía, naturaleza salvaje y el mayor glamour de Latinoamérica. En un año que cerrará previsiblemente con el récord de llegada de turistas, Uruguay se configura como un destino que, aún desconocido para muchos, atesora mil y una sorpresas que descubrir.

Desde el contraste de sus zonas costeras, que se mueven de las playas vírgenes de Cabo Polonio a la glamourosa Punta del Este, hasta el encanto de la vida gaucha, La Cumparsita o los afamados asados, pasando por algunos de los alojamientos más exclusivos de Latinoamérica y el Carnaval más largo y diverso del mundo, Uruguay se abre al viajero con una oferta turística para todos los bolsillos.

• Arquitectura de Montevideo. Calificada recientemente como la ‘joya mejor escondida de Sudamérica’ por el portal Travelling Bites, la capital uruguaya es en sí misma un destino en el que admirar la arquitectura Art Noveau, Art Deco o el estilo neoclásico, que invaden cada rincón. Destacan edificios como el Palacio Salvo o el Palacio Legislativo, así como el Mercado Agrícola o el Teatro Solís, si bien la verdadera experiencia está en pasear sin rumbo y tropezar con incontables obras maestras, recorrer la Ciudad Vieja, la Plaza de la Independencia y los viejos barrios residenciales, plagados de ornamentos en sus fachadas que hablan de un pasado más próspero.

• Calidad de vida. Recientemente la capital de Uruguay fue elegida como la ciudad con mejor calidad de vida de toda América Latina por la consultora estadounidense Mercer. La calidad del aire, los accesos a los servicios públicos o la seguridad fueron determinantes para este estudio, que sitúa a la ciudad en puesto número 79 del mundo. Otros indicadores relativos a la desigualdad, el ingreso per cápita, la educación o la salud colocan al país en el tercer puesto de Latinoamérica según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

• Naturaleza en estado puro. El Parque Nacional Santa Teresa es una reserva natural que ofrece auténticas playas vírgenes enmarcadas en bosques protegidos. Por su parte, Cabo Polonio es un paraíso declarado Parque Nacional e incluido en el Sistema de Áreas Protegidas de Uruguay, que cuenta con la segunda colonia de leones marinos más grande del país, así como un entorno natural plagado de atractivos, dunas y un faro centenario.

• Colonia del Sacramento. No por conocida deja de sorprender esta pequeña ciudad, centro neurálgico del turismo en Uruguay. De estilo colonial y con un excelente estado de conservación, hará las delicias de los amantes de la historia, que podrán seguir las huellas de la pugna por el control entre españoles y portugueses por este enclave del Río de la Plata. Patrimonio Mundial por la UNESCO, sus calles de adoquines y casas de vivos colores (no solo la famosa Calle de los Suspiros), sus faroles y su faro, atraen cada día a cientos de personas.

• Punta del Este: el glamour de América Latina. En sintonía con las tendencias internacionales de turismo y rodeado de lujo y exclusividad, se alza Punta del Este. Fiesta, diversión, playas y compras definen a la ciudad balneario más famosa de América Latina y donde no faltan arenales de renombre como La Mansa y La Brava o restaurantes exclusivos.

• Abandonarse al relax en las termas. En torno a las aguas termales se han creado interesantes complejos en diferentes puntos del país, como en Paysandú, cuyos balnearios se nutren del acuífero Guaraní; o Salto, segunda ciudad de Uruguay, que cuenta con las Termas San Nicanor, las Termas del Daymán y las Termas de Arapey.

• Ecoturismo: al rescate de la fauna marina. Alimentar a una tortuga, limpiar a un pingüino o ver entablillar una pata de un ave es lo que experimentan los visitantes en el centro de rescate de S.O.S Fauna Marina, ubicado en la Rambla de Punta Colorada, Maldonado. Se trata de una ONG que tiene como principal misión rescatar, rehabilitar y devolver a su hábitat natural la fauna marina -aves, lobos marinos, tortugas de mar, pingüinos, delfines, entre otros- y recibe turistas durante todo el año para educar, sensibilizar y realizar una labor de divulgación ambiental.

• Gastronomía. Desde participar en un tradicional asado a experimentar las más novedosas propuestas culinarias, todo tiene cabida en Uruguay. Es imposible no degustar una parrilla, que encuentra un complemento ideal en los vinos uruguayos, especialmente los elaborados a partir de la uva tannat, definidos como intensos, potentes, serios y austeros. Aquellos que prueben el dulce de leche, protagonista indiscutible de la confitería del país, no podrán olvidar su exquisito sabor, su consistencia cremosa, su brillo y característico color que lo hacen único en el mundo.

• Alojarse en una colonia hippie… o en un resort exclusivo. Sin agua corriente, luz eléctrica o cobertura móvil, la experiencia de alojamiento en Cabo Polonio bien puede pasar por una cabaña en una pequeña aldea habitada por pescadores, artesanos y hippies setenteros. Al otro lado, la exclusividad y el lujo más exquisito vienen de la mano de establecimientos que, como Playa Vik y Bahía Vik José Ignacio, han logrado colarse, gracias a las votaciones de más de 300.000 usuarios en el mundo, entre los 20 Mejores Resorts del Mundo según CNTraveler y sus ‘Readers’ Choice Awards 2017’, situándose en el primer puesto de Sudamérica y tercero del mundo.

• Bailar toda la noche. Templo del tango -justamente en 2017 se celebra el centenario de La Cumparsita-, Uruguay cuenta además con el carnaval más largo y diverso del mundo, con desfiles y espectáculos desde finales de enero a mediados de marzo, entre los que se cuentan manifestaciones únicas como el Desfile de Llamadas. No puede faltar la referencia al Candombe, reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Se trata de un ritmo que surge de la denominada cuerda, grupo formado por tres tipos de tambores: piano, repique y chico. El Candombe tiene su momento álgido en el Desfile de Llamadas, donde más de 2.000 tambores suenan al unísono, acompañados de estandartes, cuerpo de baile, personajes de tradición ancestral y vedettes, dando vida año tras año a la herencia cultural de los africanos traídos como esclavos.
 
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
Valore de 1 a 5:   Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5) Valorado (0/5)

Este viaje te ayuda a curarte de tu…

Actualidad Viajera