Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
¿De qué te querrías curar viajando? Elige qué necesitas mejorar:
Si eres de los que confunden Eslovaquia con Eslovenia tienes que leer esto... y preparar tu viaje ya

Reconócelo: cuando te hablan de Eslovaquia dudas si se refieren a Eslovenia, no tienes muy claro dónde situar la una y la otra en el mapa y por no saber no sabes bien ni siquiera cuál su capital. Pero todo tiene arreglo.

¿Te animas a aprender rápidamente, a través de una ruta por castillos, con o sin fantasma? Luego, cuando estes allí, ya podrás profundizar más en otros atractivos, incluidos los gastronómicos, con reportajes como los que ya hemos publicado de ese país en IDEAS PARA VIAJAR.

Pero vayamos a nuestra ruta...

La intensa y un tanto turbulenta historia de Eslovaquia durante siglos, en el corazón de Europa, ha sembrado el país de decenas de castillos, cada uno de los cuales cuenta su propia parte de esa historia. A los más de doscientos existentes, se añaden otros cuatrocientos palacios. Claro que también tiene otros numerosos encantos: parques naturales, cuevas fascinantes, montañas nevadas, ríos caudalosos y un notable patrimonio histórico. Todo ello puede descubrirse si se intenta visitar algunas de sus fortalezas, en las que no faltan fantasmas o vampiros... Tal vez por eso sedujo a ilustres viajeros como Julio Verne o Hans Christian Andersen.

Bratislava, atalaya sobre el Danubio
Nada más lógico que empezar la ruta por los castillos eslovacos que hacerlo en su capital, Bratislava, la manera más fácil de llegar a ella es con la compañía área Ryanair, que tiene vuelos directos desde varias ciudades españolas. Ya en el centro de la ciudad, sobre una colina a 85 metros de altura y al borde del Danubio, se encuentra el castillo de Bratislava. Desde esta fortaleza, se puede alcanzar un paisaje único en toda la geografía europea, ya que además de la ciudad de Bratislava, se puede observar un buen trozo del río Danubio, uno de los cursos fluviales más importantes de Europa, Austria, e incluso parte de Hungría.

El castillo de Bratislava se encuentra en una colina que ha sido habitada desde tiempos antiguos, pero la construcción del edificio comenzó en el siglo IX, tras la llegada de los eslavos a la región, quienes pusieron la primera fortificación en el lugar. En el siglo XIII, el castillo fue lo suficientemente fuerte como para resistir el ataque de las hordas de los mongoles, quienes atacaron gran parte de Europa. Con la ocupación de Hungría por las tropas otomamas en el siglo XVI, la realeza húngara debió establecerse en Bratislava, y el castillo pasó a ser parte de su corte. Durante este siglo, el rey Fernando I de Habsburgo encargó su remodelación a arquitectos italianos, quienes le dieron un toque renacentista, y luego, en el siglo XVII, el castillo pasó por una reconstrucción que le ...

Ponte en ruta...